Como fecha límite, se prevé su comercialización en el 2018

Recientemente, el virus del Ébola contaba con una tasa de letalitad del 50%. Ahora, gracias al avance de la ciencia y en concreto al descubrimiento de la vacuna rVSV-ZEBOV, aquellas personas que presenten dicha enfermedad pueden llegar a curarse casi con total seguridad. Según han demostrado los estudios, la vacuna previene la infección de uno de los agentes patógenos más letales que se conocen.

Fue desarrollada por la Agencia de Salud Pública de Canadá y está producida por la farmacéutica estadounidense Merck. Los ensayos se realizaron en la primera mitad de 2015, cuando la epidemia había decaído ligeramente, pero el virus letal continuaba circulando. Un total de 5.837 personas recibió la vacuna y “ninguna presentó el ébola después de 10 días o más”,  corroboró la directora general adjunta de la Organización Mundial de la Salud para sistema de salud e innovación, Marie-Paule Kieny.

Los resultados ofrecen la esperanza de una mejor protección contra la enfermedad que azotó a África occidental en 2014, matando a más de 11.000 personas. Unos meses después de los primeros ensayos, la OMS anunció que estos experimentos dieron unos resultados muy positivos,  asegurando que  “su desarrollo es extremadamente prometedor”.

“El ébola dejó un legado devastador en nuestro país y estamos orgullosos de haber podido contribuir al desarrollo de una vacuna que impida que otras naciones tengan que soportar lo que hemos soportado”, dijo el doctor Keïta Sakoba, director de la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria en Guinea.

Lo que queda por determinar es cuánto tiempo dura la inmunidad con esta vacuna, de la que solo se requiere una dosis para que sea efectiva. Kieny dijo que ahora se prepara el expediente para someter esta vacuna al proceso de registro en Estados Unidos y en la Unión Europea, que se prevé concluir en 2018 para que la vacuna llegue al mercado.

Si antes de que ello ocurra surge un nuevo brote de ébola, Merck contará de todos modos con una provisión de al menos 300.000 dosis, conforme a un compromiso que adquirió con la alianza público-privada GAVI, que trabaja en favor del acceso a las vacunas para los países más pobres. GAVI financió con 5 millones de dólares la producción de esa cantidad de vacunas, que podrán ser utilizadas en caso de necesidad con una autorización especial de la OMS.

El virus del ébola fue identificado hace cuarenta años y desde entonces se produjeron varios brotes, pero el último fue el peor ya que causó más de 11.300 muertes, entre otras razones porque nunca se había desarrollado una vacuna para prevenir su propagación.

 

Anuncios