La actividad cotidiana hace que las personas no del el 100% de sus capacidades. Una siesta de 20 minutos de duración podría ser la opción para las pérdidas que genera la falta de sueño.

David Hillman, director de la australiana Sleep Health Foundation, con sede en Blacktown, Nueva Gales del Sur, afirma que en estos tipos de descansos hay que evitar entrar en un sueño profundo, por el cuerpo humano se sentiría más cansado que antes de dormir.

hay varios tipos de siestas, mientras más largas sean, más trabajo cuesta despertar al cuerpo. Empresas como Google, KPMG, BHP Billiton e iSelect instalan sitios que permiten tomar siestas, señala un reporte de Radio Nacional de Australia.

Una empresa neoyorquina ya diseña confortables y estéticos sillones que permiten a su usuario siestas de 20 minutos en la posición de gravedad cero, e inclusive con programación de luces y vibraciones para relajarse.

Un ejemplo claro según investigadores son los controladores aéreos. Los datos aportados por la Junta de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTBS, en sus siglas en inglés) han demostrado la mejora de la efectividad de los controladores aéreos. El estudio determina que un sueño de 26 minutos ayudaría a mejorar un 34% en el rendimiento de estos trabajadores y reforzaría su estado de alerta un 54%.

Actualmente son muchos países los que reconocen los efectos beneficiosos de esta costumbre tan española. Todos los expertos coinciden que la siesta ha de tomarse en su justa medida. Como señala Mayoral, “cuando se toman siestas demasiado largas se pueden alterar los ciclos de sueño, y sufrir insomnio durante la noche”. Por ello apuntan a que la siesta debe duran entre 15 y 20 minutos.

Anuncios