Los altos costes sanitarios llevan a una parte de la población a la pobreza

Cada 10 segundos, a un ciudadano del país asiático se le detecta un cáncer. Esto equivale a unos 260.000 al mes y 3,07 millones al año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con 2,2 millones de muertes al año, esta enfermedad es la principal causa de mortalidad en la nación, una cifra que un reciente informe encabezado por el doctor Chen Wanqing, del Centro Nacional de Cáncer de Pekín, elevaba en otro medio millón de personas.

En Hong Kong, por ejemplo, el cáncer de mama y el de pulmón son los más comunes en la población. La razón de este progresivo aumento es que, por lo general, los chinos fuman mucho, beben mucho alcohol y no hacen ejercicio. A eso se suma el rápido envejecimiento de la población china y la contaminación galopante del país. En los últimos cinco años hay 15 millones más de fumadores, pese a que las autoridades han tratado de frenar el consumo mediante ley antitabaco en Pekín.

Pero no solo la salud se resiente. El Colegio de Sanidad Pública de Harvard (EEUU) cifró hace unos meses en 5,6 billones de dólares el costo que deberá afrontar el Estado chino hasta 2030 para hacer frente a esta lacra. “El aumento del cáncer supone una gigantesca carga para la economía de China” subraya el Yanzhong Huang, experto en salud china del Council on Foreign Relations estadounidense. “Al gasto médico hay que sumar los trabajadores enfermos, la pérdida de producción y una bajada en la demanda interna que es crítica para un crecimiento económico sostenido”, añade.

Además, Yanzhong puso el foco sobre las enormes diferencias sociales que existen en lo relativo a la salud y la atención médica. “En China existen dos mundos: uno similar al de los países desarrollados, y otro con las características propias de uno en vías de desarrollo. Como consecuencia, coexisten cánceres asociados a la pobreza con otros más propios de las naciones ricas”. De los 70 millones de personas que viven en la pobreza en el país, alrededor de un 40% ha llegado a esta situación por los altos costes sanitarios y de atención médica, especialmente debido al cáncer.

Con respecto al futuro, todos coinciden en señalar que pese a lo que ha hecho el gobierno, todavía quedan muchos esfuerzos y recursos por invertir si se quiere mejorar la situación y evitar los tres millones de muertos por año que algunos estudios auguran. “Limpiar el medio ambiente y fortalecer la prevención es muy necesario, pero lo que de verdad se necesita es profundizar en la reforma del sistema sanitario”, sentencia Yanzhong.

Anuncios